"Con ellos comparto y con ellos recuerdo"

martes, 12 de octubre de 2010

LA VERDADERA NATURALEZA DE LA REALIDAD



Desde el momento en que tomamos conciencia del mundo que nos rodea, nos preguntamos cuál es nuestro lugar en él. Estas preguntas son perennes: ¿por qué estoy aquí?, ¿cuál es mi sitio en el Universo?, ¿cuál es mi destino? De niños, imaginamos el futuro como una hoja en blanco en la que podemos escribir nuestra historia. Las posibilidades son infinitas y nos sentimos llenos de energía por la promesa del descubrimiento y el placer de vivir inmersos en tanto potencial. Sin embargo, conforme crecemos, «comprendemos» nuestras limitaciones y nuestra visión del futuro se constriñe.
Lo que una vez elevó la imaginación, ahora es un lastre de temor y ansiedad; lo que una vez pareció ilimitado, se vuelve estrecho y nebuloso.
Existe una forma de recuperar la vertiginosa dicha del potencial inagotable.
Todo lo que se necesita es comprender la verdadera naturaleza de la realidad, la disposición para aceptar la interrelación e indivisibilidad de todas las cosas. Después, con la ayuda de técnicas específicas, comprobarás cómo el mundo se abre para ti, y la buena suerte y las oportunidades, que de vez en cuando surgían, ocurrirán con más y más frecuencia.
Imagina que estás en un cuarto totalmente a oscuras y que tienes una linterna en la mano. Enciendes la linterna y ves que hay una hermosa pintura que cuelga de la pared. Tal vez pienses: «Es una obra de arte maravillosa, pero ¿es todo lo que hay?» En ese momento, el cuarto se ilumina desde arriba.
Miras a tu alrededor y descubres que estás en un museo de arte, rodeado por cientos de pinturas, cada una más hermosa que la anterior. Conforme estas posibilidades se revelan, te das cuenta de que tienes una cantidad colosal de obras de arte que puedes estudiar y amar. Dejas de estar limitado a ver sólo una pintura iluminada por la débil luz de una linterna.

4 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

Salva,

Es verdad que resulta muy difícil a veces descubrir cúal es nuestro lugar en el mundo, pero que sin duda lo hay y que es más que probable que ya lo estemos ocupando y que seamos esa obra de arte que no somos capaces de ver.

Gracias por este inspirador texto. Un abrazo

Isora dijo...

Salva, lo importante es, como bien comentas, darnos cuenta de que podemos estudiar y amar miles de obras de arte que nos regala la vida en nuestro día a día, cada segundo...
Sería interesante que nos regalaras algunas de esas técnicas que nos ayudan a abrir el mundo para nosotros, trayendo consigo más oportunidades, es mucho pedir??? ;)

Besos!

Adriana Alba dijo...

Me encantó la entrada Salva.

Y comparar el Arte con lo trascendente es magnífico.

La creatividad alegra el alma.

Besitos amigo y gracias por tus visitas.

Fernando García dijo...

Solo en jesus esta la respuesta

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...